Inicio | Comunicado del rector | COMUNICADO DEL RECTOR | ABRIL 2018

COMUNICADO DEL RECTOR | ABRIL 2018

Rector_IEE_Comunicado
"Uno de los grandes valores que se necesita hoy en día es, indudablemente, la solidaridad, la cual no se mide en los ‘likes’ que le den a tu publicación. Siempre que media un vínculo humano que sea real no virtual, sincero, honesto, habrá la fortaleza para soportar nuestro presente y también para ayudar a otros."

Ciudad de México a 2 de abril de 2018

Estimada comunidad IEE:

Para la gran mayoría, las vacaciones han terminado. Claro que algunos privilegiados continúan esta semana descansando, como los estudiantes y algunos más. De tal forma que en días pasados y todavía esta semana, podemos darnos cuenta de los lugares y eventos que nuestros conocidos atendieron, pues las redes sociales se encargan de ponernos al tanto.

Hay sin embargo exageraciones donde el paseante deja de disfrutar sus vacaciones y más bien procura sacarse fotos en todo lugar y en todo momento, en una especie de obsesión en la que importa, más que disfrutar el viaje, dejar un testimonio de la felicidad que nunca experimentaron. Dicen que una de las claves para ser feliz es vivir el momento presente; si estás trabajando dedícate a ello con ahínco, y si estás disfrutando entonces también hay que hacerlo con entrega a ello. Por ello hablamos de exageraciones, pues en el afán de las fotos se piensa en el futuro, para que cuanto las contemplen vuelvan al pasado, más nunca se está en el presente.

Esas imágenes con rostros llenos de felicidad en lugares y situaciones increíbles, representan un amuleto contra las miserias de la vida cotidiana. Una demostración clara y contundente de que la vida fue fiesta en algún momento. En pocas palabras, la tecnología nos sirve para que nos vean, pero no necesariamente como somos. Y aparece la actual dicotomía entre lo real y lo virtual, que parecen no ser amigos.

Si nuestra vida no es sobresaliente es una realidad, aunque en lo virtual podamos hacerla pasar como tal; más la realidad no cambia. Parece un concurso para presentar la escena mejor y competimos contra otros en ello. Lo cierto es que la gran mayoría de la gente tenemos una vida no sobresaliente y no hay nada malo en ello, pues aunque dentro de la norma, somos felices. Parece que el problema es aspirar a vidas espectaculares que apenas unos cuantos logran alcanzar. De allí el resultado que la mayoría de estudios recientes revela: a mayor uso de redes sociales también hay aumento en los índices de depresión y ansiedad.

No existe hasta hoy ninguna solución digital a nuestros problemas reales: no se nos ha ofrecido ninguna app para solucionar adicciones, depresión ni suicidio; tampoco ninguna otra conducta anti social. Todos estos y otros, son problemas humanos que requieren soluciones humanas, reales, no virtuales.

Al subir una foto a la red lo hacemos a todos y a nadie en particular, al platicar con alguien tu experiencia lo haces a una persona que te pone atención y le interesa en verdad lo que haces. Las relaciones de confianza nos hacen sentir protegidos y ello nos enfoca en el presente, en el momento que estamos viviendo, sin tener que guardar imágenes y momentos nunca sentidos para el futuro que se nos presenta incierto.

Nunca hemos estado en contra del uso de la tecnología, pero si contra el abuso, pues en lugar de ayudarnos, como lo hace el uso, nos perjudica de diversas maneras.

Uno de los grandes valores que se necesita hoy en día es, indudablemente, la solidaridad, la cual no se mide en los ‘likes’ que le den a tu publicación. Siempre que media un vínculo humano que sea real no virtual, sincero, honesto, habrá la fortaleza para soportar nuestro presente y también para ayudar a otros. Una de las cosas que nos cohesionan en las familias, las empresas y cualquier grupo social, es compartir una carga común, no huir de ella: la carga es real, lo demás es virtual.

Salvador Leaños

SOLICITA INFORMACIÓN
Recomienda