Inicio | Comunicado del rector | COMUNICADO DEL RECTOR | JULIO 2018

COMUNICADO DEL RECTOR | JULIO 2018

Rector_IEE_Comunicado
"La polarización entre los candidatos alcanzó a los mexicanos que también se partieron, por eso el llamado de todos los actores políticos del país se centra en la reconciliación."

Ciudad de México a 2 de julio de 2018

Estimada comunidad IEE:

Se cumplió aquel dicho que ‘la tercera es la vencida’ y luego de dos intentos fallidos, el candidato de la izquierda, aunque en alianza con una parte de la derecha, amaneció como ganador absoluto de las elecciones realizadas ayer en nuestro país. Un apoyo histórico lo legitima sin cuestionamientos como presidente electo de México.

Luego de una campaña llena de ataques entre los candidatos, sin propuestas sólidas, con denostaciones, hechos violentos y muchos sucesos lamentables más, culminó, por fin, el proceso electoral entre la ilusión de poco más de la mitad del electorado (el PREP a las 11 am le otorga el 53.53% de los sufragios), y un duro amanecer para la otra parte.

La victoria llegó ahora porque el contexto cambió gracias a un enojo manifiesto de la ciudadanía que acudió de forma copiosa y volcó en las urnas sus enojos y frustraciones, pero también sus ilusiones y esperanzas. La polarización entre los candidatos alcanzó a los mexicanos que también se partieron, por eso el llamado de todos los actores políticos del país se centra en la reconciliación.

Es verdad que durante la campaña se atacó al ganador con argumentos, pero también con saña, noticias falsas y demás por parte de sus detractores, pero también se le defendió más allá de lo entendible por parte de sus seguidores sobre acusaciones objetivas. Sin embargo la campaña terminó y hoy la perspectiva es diferente. Los que ganaron y los que perdieron en la elección deben encontrar lo mejor de cada uno para que gane México. Y en ello jugamos todos.

Se trata de reparar agravios y detener rencillas para mejorar nuestra lastimada relación. Ya no existen ellos y nosotros sino México como país, pues se haya votado a favor o en contra, todos seremos beneficiarios o sufriremos la administración que ejerza el nuevo gobierno. El dilema no es a favor o contra, sino seguir con la división o fabricar una causa común para todos.

Y como México debemos ahora comportarnos. Los que no votaron a favor, detener ataques y brindar el beneficio de la duda; los que votaron a favor dejar una defensa absoluta y sin restricciones para exigir que se cumplan las promesas de campaña que lo llevaron a ganar la elección.

Hoy tenemos una certeza y una expectativa: la certeza de que la izquierda operó una estrategia de campaña electoral exitosa, que no lograron combatir sus opositores, y le llevó a ganar las elecciones incluso con mayoría en las dos cámaras. Pero una estrategia de campaña exitosa no significa una estrategia de gobierno igualmente ganadora, hoy los objetivos son otros; esa es la expectativa.

Tres grandes temas, entre muchos otros, se pusieron sobre la mesa durante la campaña: (1) un modelo económico que funcionará mejorando nuestra situación sin aumentar deuda, ni impuestos, ni gasolinazos, (2) un perfil de gobernantes honestos y un combate exitoso contra la corrupción y la impunidad, y (3) la apertura a escuchar a la ciudadanía, el respeto a las voces críticas, incluyendo la consulta para la revocación de mandato y la eliminación del fuero.

Y ponemos esos tres grandes temas porque son fácilmente medibles, entre muchos otros que se derivarán de ellos. En esa medición sabremos finalmente si las esperanzas se pusieron en el candidato correcto, si los enojos se canalizaron de la mejor manera, y si el triunfo del hoy presidente electo es sólo una victoria personal o un triunfo para México. Es decir, si lograremos un cambio verdadero que nos haga ser mejores, o sólo será una alternancia democrática más.

 

Salvador Leaños

SOLICITA INFORMACIÓN
Recomienda